Lo habían colocado en la cuna sin decir más, así que puso manos a la obra con sus juguetes. En el aire, sin embargo, flotaba una sensación de expectación, como si alguien estuviese observando y esperase que pasara algo pronto. Peter, ajeno a esto, continuó jugando, hasta que un sonido, un fru-frú cercano lo interrumpió. ¡Había aparecido un conejo en la cuna, frente a él! Blanco, esponjoso, ojos grandes y oscuros… Peter gritó aterrado y cayó sobre su espalda. Alguien se llevó al conejo, mientras otra persona sacaba a Peter de la cuna.

220px-picture_of_mary_cover_jones
Mary Cover-Jones

79d1af375_zpsrkdeeozc

Un fin de semana veraniego de 1919, Mary y un amigo suyo decidieron no acudir al teatro como acostumbraban; en su lugar, fueron a una conferencia en el Vassar College. El ponente era el mismo John B. Watson, y exponía los resultados de su trabajo con el pequeño Albert, incluyendo las grabaciones en vídeo del experimento. Watson mostró evidencia a favor de su postura: que las emociones humanas se iban construyendo a lo largo de nuestra vida, como una casa complejísima, en la que cada condicionamiento constituía un ladrillo. Mientras atendía a la ponencia, Mary pensó: “si los miedos pueden ser condicionados, como Watson ha demostrado, ¿no podrían ser removidos mediante procedimientos similares?”. 

Las buenas ideas no sólo se le pueden ocurrir a una sola persona. John Watson y Rosalie Rayner escribieron en su famoso artículo que tenían una idea aproximada de cómo poder deshacer lo que hicieron con el pequeño Albert, pero debido a la desaparición del niño no pudieron llevarla a cabo. Fue a Mary a quien se le ocurrió un método bastante parecido al ideado por los investigadores originalesDe esta manera, Mary presentó su candidatura a doctora en la Universidad de Columbia, en donde a la sazón trabajaba Watson (después de su polémico divorcio había sido despedido de la Universidad Johns Hopkins); entabló amistad con Rayner y se permitió aconsejar por el veterano conductista, y bajo la tutela intelectual de ambos inició las investigaciones que desembocaron en el trabajo con el pequeño Peter.

UNA HISTORIA DE PEQUEÑOS, SEGUNDA PARTE

A finales de 1923, más de tres años después de que el estudio con el pequeño Albert finalizara, Mary comenzó sus investigaciones con pequeños. Gracias a un convenio entre una fundación y el Instituto de Investigaciones Educacionales del Colegio de Maestros, Mary pudo disponer de una muestra de 70 niños de entre 3 meses y 7 años de edad. De entre todos ellos, sobresale el pequeño Peter por ser el personaje principal en las publicaciones que resultaron de aquellos meses de arduo trabajo en el laboratorio.

Mary ideó hasta siete procedimientos diferentes y los probó todos, por separado y combinados, para tratar de eliminar el miedo que el pequeño Peter le tenía a los conejos, ratas, abrigos y al algodón, pero sólo dos de ellos funcionaron: la imitación social y el reacondicionamiento directo. En la fase de imitación social contaron con la ayuda de Bárbara, una niña valiente que agarraba una rata sin ningún problema en presencia de Peter, logrando así que el niño tolerase a la rata. Para la segunda fase, Mary optó por probar el método del reacondicionamiento directo, ya que, durante una ausencia de dos meses, Peter había pasado por una mala experiencia con un perro que incrementó su miedo.

El proceso de reacondicionamiento ocurrió como sigue: mientras Peter comía, un conejo hacía su aparición, a lo lejos, como quien no quiere la cosa. Poco a poco, Mary fue acercando al conejo hasta conseguir que Peter lo sostuviera en su regazo. Alcanzó prontamente la tolerancia de la fase anterior, y después las reacciones fueron positivas: Peter recibía gustoso al conejo; los gritos de angustia, los lloriqueos, desaparecieron. El miedo se había ido.

79d1af375_zpsrkdeeozc

Mary registró sus hallazgos en dos artículos y un libro, y después de doctorarse, continuó con una brillante carrera en psicología, llegando a ser presidenta de la División de Psicología del Desarrollo de la APA en 1960, y premiada en 1986 con el G. Stanley Hall Award por sus contribuciones a dicha área. A pesar de esto, su trabajo con el pequeño Peter eclipsa un poco su carrera posterior, ya que con él influyó a psicólogos de la talla de Joseph Wolpe y Albert Bandura. De hecho, fue el mismo Wolpe quien la llamó la madre de la terapia de conducta, pues con su trabajo Mary demostró uno de los más valiosos usos que se le pudieron haber dado a los principios del comportamiento descubiertos por Pávlov casi dos décadas antes: el de ofrecer una alternativa para aliviar el sufrimiento humano y sentar las bases para desarrollos posteriores.

EPÍLOGO: PÁVLOV, WATSON, RAYNER, ALBERT, MARY Y PETER LLEGAN AL SIGLO XXI

Si pensaba usted, querido lector, que el proceso de reacondicionamiento usado por Mary es una mera curiosidad olvidada del siglo XX, ¿a qué le suenan las palabras terapia de exposición por realidad virtual? La terapia de exposición se ha usado como primera opción en desórdenes de ansiedad, trastorno obsesivo compulsivo y fobias desde hace más de sesenta años, y consiste en exponer a la persona, poco a poco, a estímulos que cada vez se parecen más al que causa el malestar, procedimiento que tiene sus bases en el trabajo de Mary con el pequeño Peter (que surge del estudio de Watson y Rayner, inspirados a su vez por el trabajo de Pávlov). Después de casi veinte años de práctica con la realidad virtual, en el año 2015 los psicólogos Nexhmedin Morina, Iske Ijntema, Katharina Meyerbröker y Paul M.G. Emmelkamp realizaron una revisión de estudios con la intención de saber si el uso de tecnologías de realidad virtual en intervenciones producía cambios reales en el comportamiento de los usuarios fuera de la terapia, con resultados afirmativos.

Mary Cover Jones estaría maravillada.

REFERENCIAS
Giese, M.T. (1993). The first behavior therapist as I knew her. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 24(4), 321-324.
Jones, M.C. (1975). A 1924 pioneer looks at behavior therapy. Journal of Behavior Therapy and Experimental Psychiatry, 6(1), 181-187.
Morina, N., Ijntema, I., Meyerbröker, K. & Emmelkamp, P.M.G. (2015). Can virtual reality exposure therapy gains be generalized to real-life? A meta-analysis of studies applying behavioral assesments. Behaviour Research and Therapy, 74(1), 18-24
Watson, J.B. & Rayner, R. (1920/1979). Condicionamiento de reacciones emocionales. En: R. Ulrich, T. Stachnik & J. Mabry (Eds.). Control de la Conducta Humana, Vol. 1. México: Trillas.
Anuncios