Honestamente, es decepcionante la cantidad de estudiantes de psicología que aún comparten la creencia de que la posición de las estrellas en el día de su nacimiento puede influir y determinar su comportamiento para el resto de su vida. Dejando de lado el hecho de que esas estrellas están a millones de años luz, de que muchas de ellas tal vez ya no existan hoy, de que tanto las estrellas como nosotros hemos cambiado de posición en el cosmos, y de que los astrólogos le quitan el trabajo a los psicólogos (lo cual ya es mucho decir), hay otro asuntillo en el fondo de la conducta de compartir los posts de Daily Horoscope por Facebook: un fenómeno llamado Efecto Forer (también conocido como falacia de la validación personal), y que no sólo es propia de los horóscopos, sino que se extiende a otras prácticas esotéricas como la cartomancia, la astroterapia (?), la quiromancia y los shows de magia e ilusionismo, pero también a algunas formas de “psicología”, como la psicología transpersonal, o a pseudociencias como la grafología.

oraculo1
Honesta, sin duda. Cortesía de Alberto Montt, genial ilustrador.

Para empezar, imaginemos un experimento. Le ofrecemos a dos voluntarios (hay que llamarlos L y A, para no dejarlos en el anonimato total) un “test de personalidad”, el que primero se nos atraviese por enfrente, y les pedimos que lo resuelvan. Una vez resuelto, les decimos que vamos a analizar los resultados, e inmediatamente después nos vamos a comer, dormir, leer o lo que sea. ¿Por qué? Porque el análisis ya está hecho. Aquí está:

Tienes la necesidad de que otras personas te aprecien y admiren, y sin embargo eres crítico contigo mismo. Aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. Tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado. Tiendes a ser disciplinado y controlado por el exterior pero preocupado e inseguro por dentro. A veces tienes serias dudas sobre si has obrado bien o tomado las decisiones correctas. Prefieres una cierta cantidad de cambios y variedad y te sientes defraudado cuando te ves rodeado de restricciones y limitaciones. También estás orgulloso de ser un pensador independiente; y de no aceptar las afirmaciones de los otros sin pruebas suficientes. Pero encuentras poco sabio el ser muy franco en revelarte a los otros. A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado. Algunas de tus aspiraciones tienden a ser bastante irreales.

Volvemos con L y A, y les damos sus resultados, entendiendo por “resultados” un papelito con el mismo texto de arriba para los dos; después de que los lean, tienen que evaluar qué tanto los describe el texto, en una escala del 0 al 5. Una vez evaluado esto, les pediremos una última cosa: que L intercambie sus resultados con A. Imaginemos sus caras de sorpresa al darse cuenta de que el supuesto análisis de personalidad, ¡es el mismo para los dos!

Un experimento similar al que acabamos de imaginar fue realizado por el buen profesor Bertram R. Forer en 1948, salvo que lo hizo con todos sus estudiantes. Este elegante y sencillo experimento se ha replicado cientos de veces desde entonces y siempre se obtienen los mismos resultados: los estudiantes valoran su supuesto análisis de personalidad con un 84% de exactitud; es decir, creen que los describe muy muy bien. Incluso el famoso mago Criss Angel lo realizó como parte de un espectáculo callejero, muy a su manera, con los mismos resultados. Pero, sabiendo que Forer armó ese texto tomando pedazos de una columna de astrología y que les presentó el mismo texto a todos sus alumnos, ¿por qué se reporta un porcentaje de exactitud tan alto? Hay algunas posibles explicaciones, entre ellas:

SESGO DEBIDO A LA AUTORIDAD: Una posible respuesta es que los alumnos, o los asistentes a la carpa donde Criss Angel les leía las cartas a los peatones, caigan en el prestigio de quien sea que proponga la prueba: el profesor de psicología, un ilusionista mundialmente famoso, una persona que puede leer los astros, las cartas o la firma. Un ambiente místico, con velas y toda la cosa, puede favorecer este aire de autoridad; si la persona es más bien escéptica, funciona si se lo impregna con un aire de cientificidad, como en el experimento imaginario que hicimos o el original del profesor Forer.

En el momento en que una persona con autoridad (aunque sea una autoridad impuesta por nosotros mismos) asevera poder darnos una explicación sobre nuestro comportamiento sin necesidad de conocernos, es más probable que le creamos. Por eso es importante analizar la efectividad de las terapias psicológicas: para asegurarse de que los resultados no se deban solamente a la mera presencia del terapeuta frente al paciente.

VAGUEDAD EN LAS FRASES: Otra explicación posible es que las frases escritas en las columnas de astrología son muy vagas. Por ejemplo, revisemos ésta, extraída del texto del profesor Forer:

A veces eres extrovertido, afable, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, precavido y reservado

Sabiendo que nuestro comportamiento suele variar de acuerdo con la situación en que nos encontremos, ¿no resulta esto demasiado general como para referirse a una sola persona? ¿Nos comportamos igual cuando estamos ante un profesor que cuando estamos frente a nuestro jefe, nuestros amigos o alguien que nos cae mal?

Además de las frases vagas, otra característica de estos textos son las frases positivas. ¿A quién le gusta que le digan que ese día lo van a asaltar o va a perder la cartera con dinero y tarjetas incluidas? Bueno, estaría cool que nos lo dijeran, para ir prevenidos. Pero resulta que los horóscopos siempre fallan en esas predicciones; solamente afirman cosas como “aunque tienes algunas debilidades en tu personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas” o “tienes una considerable capacidad sin usar que no has aprovechado”. Esto, junto con el hecho de que estén escritos en segunda persona, como dirigidos personalmente a uno, aumenta las chances de que uno la compre toda.

PROBABILIDAD ESTADÍSTICA: Para que no digan que hay mano negra o que el texto de Forer está trucado a nuestro favor, veamos esta frase que extraje del horóscopo de hoy para Capricornio, mi propio signo (digo, por si gustan checar compatibilidad):

Podrías sufrir algunas molestias en la boca, es posible que inflamaciones y también algunos dolores en tus dientes que te molestarán bastante a lo largo del día.

¡Pero no puede ser! ¿Cómo supo que justo en este momento tengo una llaga en la encía (historia real)? ¡Esta cosa sabe cómo estoy de salud! ¡Funciona!

Ahora pensemos unos segundos. ¿Cuántas personas nacieron bajo el mismo signo? Más de las que se imaginan. Tan sólo en diciembre de 1994 se registraron 167,061 nacimientos. ¿Cuántas personas nacieron el mismo día que uno? Muchísimas. En mi caso, comparto cumpleaños con aproximadamente 6,352 Capricornios en México; son sólo los que nacieron en todo el país exactamente el mismo día que yo. No conozco la incidencia de molestias bucales, inflamaciones o dolores en los dientes en México (el poder del internet tiene un límite) pero, conociendo esos datos, ¿no resulta altamente probable, hasta lógico, que varias personas padezcan de dichos malestares el mismo día? Por pura probabilidad estadística, algunas frases de los horóscopos acertarán para una gran parte de la totalidad de personas que los consumen.

horoscopos-2015
Eso sí, los dibujitos siempre les quedan bien lindos. Yo soy Capricornio, ¿y ustedes?

Recordemos que el efecto Forer no es exclusivo de los horóscopos; los ilusionistas, adivinadores y los lectores de cartas y manos también realizan algo parecido: arrojan frases vagas y generales a la hora de interactuar con sus clientes, pero tienen la ventaja de ser muy observadores: con la mirada, se meten hasta la cocina del aspecto  de su interlocutor buscando algo que les sirva para “conocerlo”; entonces largan una frase y si observan que el cliente reacciona favorablemente, se van arriesgando a hacer “adivinaciones” más precisas. Esto se llama lectura en frío, y es una de las aplicaciones más directas del efecto Forer; eso sí, hay que reconocerles que requiere mucha práctica.

¿Qué se extrae de todo esto? Conocer los sesgos de los que somos víctimas no va a impedir que en el futuro nos veamos afectados por ellos (más de una vez me he sorprendido por la supuesta precisión de los horóscopos), pero sí nos vuelven más conscientes sobre su existencia; así, podremos estar prevenidos la próxima vez que se nos atraviese una columna zodiacal enfrente. Porque, eso sí, ¿quién no ha leído su horóscopo por puro morbo, nomás para ver si acierta?

Anuncios